Ciencia y cultura

Números romanos

Estos números representaban el sistema de numeración del Imperio Romano. Más tarde, fueron sustituídos casi en todos sus dominios debido a su remplazo por parte del sistema de numeración arábigo, que resulta más intuitivo y manejable, además de que ha permitido flexibilizar el mundo de las matemáticas, incluyendo todas las operaciones aritméticas fundamentales y otros aspectos como los números enteros con signo o los números decimales, que en el caso de los números romanos resultarían muy difíciles de manejar.

Para demostrar lo mencionado anteriormente, la multiplicación de números enteros es muy sencilla; sin embargo, no demasiada gente es capaz de multiplicar números romanos (es cierto que también influye el hecho de que no se impartan estas cosas con gran frecuencia). Una de las cosas más características de los números romanos era la falta de un elemento nulo, lo que conocemos como «cero». En el caso de los números romanos, el número más pequeño conocido era el 1, representado por I.

Números romanos del 1 al 100

¿Cómo se representan los números romanos?

Los números romanos tienen un sistema de representación relativamente sencillo, fácil de entender cuando se trabaja con cifras pequeñas, pero que se comienza a complicar a medida que se representan valores más grandes. La regla general dice que:

  • Hay una serie de símbolos fundamentales. La I representa al 1, la V representa el 5, la X al 10, la L al 50, la C al 100, la D al 500 y la M al 1000.
  • Todos los demás números se construyen a partir de esos símbolos fundamentales.
  • Dos símbolos iguales juntos suman sus valores. Por ejemplo, el II sería un 2 ya que se sumaría 1 + 1.
  • Un mismo símbolo puede repetirse hasta un máximo de tres veces seguidas: por ejemplo, III sería tres, pero cuatro no se puede representar IIII (aunque en algunos relojes con números romanos sí ocurre).
  • Dos símbolos de distinto tipo juntos pueden sumar sus valores o restarlos según su posición.
  • Si un símbolo de un valor determinado está a la izquierda de otro símbolo de valor mayor, el resultado vendrá de restar el valor mayor menos el menor. Por ejemplo, cuatro se representa como IV, porque sería 5 – 1.
  • Si un símbolo de un valor determinado está a la derecha de otro símbolo de valor mayor, el resultado vendrá de sumar sus valores. Por ejemplo, 6 se puede representar como VI porque sería 5 + 1.

En ese caso, sería fácil deducir los números romanos del 1 al 20: I, II, III, IV, V, VI, VII, VIII, IX, X, XI, XII, XIII, XIV, XV, XVI, XVII, XVIII, XIX, XX.

Números romanos difíciles

En este momento, todo aquel que tenga todavía dudas de por qué el sistema romano de numeración era menos flexible, seguro que dejará de tenerlas. Con estos números relativamente pequeños, es muy fácil trabajar; sin embargo, la cosa se complica un poco más cuando entramos en la lista de «números romanos difíciles». Podemos denominarlos así ya que es probable que mucha gente nunca haya oído hablar de ellos y es lógico, ya que esto no se debería utilizar a menos que se quiera representar un número mayor de 4000.

Números romanos difíciles

Para esos casos, lo que se utiliza es una estrategia en la que cada símbolo V, X, L, C, D, M se representará con una barra encima. ¿Qué conseguimos con esto? Pues que su valor se multiplique automáticamente por mil. De esta forma, pasaríamos de 5, 10, 50, 100, 500 y 1.000 a 5.000, 10.000, 50.000, 100.000, 500.000 y 1.000.000. De esta forma, por tanto, un millón se representaría como una M con una barra horizontal encima.

En el caso de que se desee ir más allá, para multiplicar cada símbolo por un millón se suelen colocar dos barras laterales encima del mismo. Seguramente, el añadir cada vez más barras horizontales, sería la manera con la que se podrían representar todos los números romanos, aunque hay que destacar que no es muy común ni siquiera tener que rebasar la barrera del 4000 en números romanos.

¿En qué dominios se siguen utilizando los números romanos?

  • Hoy en día, el principal dominio donde se siguen utilizando los números romanos es a la hora de mencionar los siglos. Por ejemplo, no se dice siglo 21, si no siglo XXI.
  • También se emplea comúnmente en las dinastías de los reyes: Carlos I, Enrique VIII, Alfonso XII (en lugar de Carlos 1, Enrique 8 ó Alfonso 12).
  • En general, también se puede utilizar por motivos de estética. Por ejemplo, se emplea en el número de un portal o en los capítulos de los libros. También hay gente que prefiere tener un reloj de muñeca o de pared con números romanos.
  • Muchas personas se hacen tatuajes de números romanos, con algún número particular que tenga un simbolismo para ellas.

Otros artículos interesantes de nuestra web

¿Alguna vez te has preguntado el significado del estandarte romano SPQR? ¿Te gustaría aprender cosas sobre el coliseo romano? En nuestra web tenemos una interesante cantidad de artículos que seguramente un fan de la Antigua Roma como tú podrá disfrutar. En caso de que te interese, además, tenemos para ti una recomendación sobre algunos de los mejores libros sobre la Antigua Roma y una sección donde hablamos sobre la caída del Imperio Romano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *