Tras la separaci√≥n de la parte occidental del Imperio Romano en el a√Īo 395, comienza la¬†historia del Imperio Romano de Oriente, tambi√©n conocido hist√≥ricamente como Imperio bizantino, una etapa marcada por la ca√≠da del Imperio Romano pero que, aun as√≠, durar√≠a hasta la √©poca del Renacimiento, aunque con constantes guerras y p√©rdidas de territorio que finalmente desembocaron en su desaparici√≥n definitiva.

Historia del Imperio Romano de Oriente

Imperio Bizancio o Imperio bizantino son los nombres con los que los historiadores han bautizado a la parte oriental del Imperio Romano que se separ√≥ de la occidental en el a√Īo 395, y que permanecer√≠a en pie hasta el a√Īo 1453.

Ya en el a√Īo 330, cuando todav√≠a la parte oriental y occidental permanec√≠an unidas, Constantino I declar√≥ Constantinopla como la nueva capital del Imperio Romano, la cual permanecer√≠a posteriormente a partir del a√Īo 395 como capital del Imperio Romano de Oriente, aunque en sus or√≠genes era conocida como Nueva Roma.

Fue el 17 de enero del a√Īo 395 cuando se formaliz√≥ la ruptura entre la parte oriental y occidental del Imperio Romano, lo que se produjo por una divisi√≥n administrativa que llevar√≠a a ambas partes a tomar rumbos diferentes.

La crisis del siglo III hab√≠a causado grandes estragos en el Imperio Romano, hasta el punto que la situaci√≥n empezaba a tambalearse; las riquezas disminu√≠an, cada vez se obten√≠an menos recursos, el enfriamiento global llevaba a ciudades enteras a trasladarse al sur, el equipamiento del ej√©rcito era cada vez m√°s precario, y la inestabilidad pol√≠tica hab√≠an dado lugar a constantes enfrentamientos que, sumados a las amenazas b√°rbaras, hicieron que el sistema seguido hasta la fecha dejase de ser fruct√≠fero.

Todav√≠a durante el Bajo Imperio, en el a√Īo 285, Maximiano fue nombrado Augusto por el emperador Diocleciano, lo que signific√≥ que se hab√≠a establecido una diarqu√≠a.

Poco despu√©s, en el a√Īo 293, decidi√≥ nombrar a Galerio y Constancio como C√©sares, lo cual supuso la creaci√≥n de una tetrarqu√≠a que caer√≠a en el a√Īo 305 con la enfermedad de Diocleciano, que utiliz√≥ Galerio para alzarse con el poder, lo cual se resolvi√≥ con un enfrentamiento entre el hijo de Maximiano, llamado Majencio y el hijo de Constantino, llamado Constancio.

Sin embargo, en el a√Īo 379, Teodosio I conseguir√≠a reinstaurar la tetrarqu√≠a repartiendo el Imperio entre Arcadio y Honorio, una nueva etapa que durar√≠a hasta el a√Īo 395.

Fue entonces cuando Honorio se hizo cargo del Imperio Romano de Occidente, mientras que Arcadio se qued√≥ con el Imperio Romano de Oriente, dando comienzo a la separaci√≥n definitiva del Imperio Romano.

El Imperio Romano de Oriente se caracterizaba por tener menos corrupci√≥n que el de occidente, adem√°s de que su poblaci√≥n era mayor y tambi√©n contaba con mayor producci√≥n de bienes, gracias a zonas pr√≥speras entre las que destacaban Anatolia y Egipto.

Esta fue una de las principales razones por las que consiguió superar sin demasiada dificultad la crisis del siglo III, pero lo cierto es que, a lo largo de toda su historia, este nuevo imperio conocido como Imperio bizantino, sufriría grandes victorias y derrotas que cambiarían de forma drástica su desarrollo territorial.

Algunas de las guerras m√°s representativas de esta etapa y que hicieron perder m√°s territorio al Imperio Romano de Oriente, fueron las que los enfrentaron a los sas√°nidas, a los normadas, a los b√ļlgaros y a los √°rabes.

De hecho, esto llev√≥ al Imperio a perder territorios muy importantes muy especialmente en relaci√≥n con los cultivos y la producci√≥n de riqueza, ya que pronto perder√≠a su influencia en la parte norte de √Āfrica, as√≠ como en la zona de Oriente Pr√≥ximo, aunque esto no le impidi√≥ seguir manteniendo durante la Edad Media su poder econ√≥mico y militar en diferentes territorios de la parte occidental de Europa.

En el a√Īo 476 se produjo la ca√≠da del Imperio Romano de Occidente, que pas√≥ a manos de los visigodos tras la boda entre la hermana de Honorio, Gala Placidia y Ata√ļlfo, el rey de los visigodos que sustituir√≠a a Alarico tras su muerte.

Sin embargo, la parte oriental sigui√≥ resistiendo pese a las amenazas de persas y godos muy especialmente, hasta que en el siglo VII, el emperador Heraclio I realiz√≥ multitud de reformas con el objetivo de cambiar la tendencia de los √ļltimos siglos y, de esta forma, volver a retomar el auge de esta parte del Imperio.

Fundamentalmente reorganiz√≥ al ej√©rcito, pero tambi√©n hizo un cambio muy importante que fue quitar el lat√≠n que hab√≠a permanecido como lengua oficial desde el 395 hasta el a√Īo 620, para convertir en lengua oficial el griego desde ese mismo a√Īo hasta que finalizase el imperio en el a√Īo 1453.

A su vez, tambi√©n cambi√≥ el t√≠tulo ‚ÄúAugusto‚ÄĚ por el de ‚ÄúBasileus‚ÄĚ, es decir, a partir de entonces, el m√°ximo t√≠tulo tendr√≠a un hombre griego en lugar de romano.

Esto es lo que, para los historiadores, significa el punto de inflexión que separa el Imperio Romano de Oriente del Imperio bizantino, aunque cabe destacar que se seguía conociendo como Imperio Romano de Oriente, y de hecho, los habitantes nunca lo llamarían de otra forma.

A mediados del a√Īo 1054, se produjo el Gran Cisma de Oriente, que fue un conflicto religioso que enfrent√≥ a San Le√≥n IXPapa de Roma perteneciente a la Iglesia Cat√≥lica, y a Miguel I Cerulariopatriarca de Constantinopla de la Iglesia ortodoxa.

Ambos se excomulgaron mutuamente, lo que represent√≥ la separaci√≥n efectiva entre el cristianismo occidental, es decir, la religi√≥n cat√≥lica, y el cristianismo oriental, la religi√≥n ortodoxa.

En el mes de abril del a√Īo 1204, se produjo la Cuarta Cruzada, una expedici√≥n militar que ten√≠a como objetivo reconquistar Tierra Santa del dominio musulm√°n, ya que los cristianos estaban en contra del tratado firmado por Ricardo Coraz√≥n de Le√≥n y Saladino en el a√Īo 1122, ya que apenas ten√≠an acceso a estas tierras.

Sin embargo, al final las cosas no salieron como se pensaba, hasta el punto que acab√≥ con el saqueo y conquista de Constantinopla, la que era la capital del Imperio Romano de Oriente, dando lugar a lo que posteriormente denominar√≠an los cruzados como la partici√≥n del Imperio Romano de Oriente.

Poco despu√©s, en el mes de julio de 1261, se llevar√≠a a cabo la¬†reconquista de Constantinopla, hasta que en el a√Īo 1453 volvi√≥ a caer de nuevo, esta vez en manos de los¬†turcos otomanos, dando lugar a lo que ya era inevitablemente la¬†ca√≠da del Imperio Romano de Oriente.

Características de su cultura

La separación en dos partes del Imperio Romano supuso un cambio bastante considerable en cuanto a la cultura.

En el caso del Imperio Romano de Oriente, la debilidad de la parte occidental lo llev√≥ a establecer fuertes lazos con los griegos, a trav√©s de los cuales, estos √ļltimos recuperaban una parte muy importante de su cultura y de sus poderes, mientras que se establec√≠a una alianza estable con la cultura romana.

De esta manera, comenz√≥ una mezcla de culturas que ser√≠a la que permitir√≠a que el Imperio Romano de Oriente consiguiese durar m√°s de 1000 a√Īos a partir del 395.

De hecho, muchos historiadores consideran que en realidad, el Imperio Romano de Oriente, fue un Imperio griego, pero debido a las pol√≠ticas, ambas partes gobernaban de forma conjunta y pac√≠fica.

Esto daba lugar al Imperio bizantino, el cual experimentó grandes cambios a lo largo de estos más de 10 siglos y medio de vida, lo que a su vez también se tradujo en un cambio constante de la cultura e incluso en la adaptación a nuevas costumbres de los pueblos que se adherían y separaban.

Es muy importante tener en cuenta que el Imperio Romano de Oriente actu√≥ como baluarte del cristianismo, ya que la religi√≥n oficial fue el cristianismo desde el a√Īo 395 hasta el 1054, mientras que pas√≥ a ser el cristianismo ortodoxo desde el a√Īo 1054 hasta su ca√≠da en el a√Īo 1453.

Gracias a ello, se impidió la entrada del islam no sólo en la parte oriental de Europa, sino también a la zona de Europa Occidental, razón por la cual el cristianismo se mantuvo como principal religión en la mayor parte de Europa.

Econ√≥micamente, el Imperio Romano de Oriente se convirti√≥ en el mayor centro comercial de todo el mundo, consiguiendo acu√Īar una moneda de oro que fue la que circul√≥ por todo el Mediterr√°neo.

También formó parte imprescindible de la herencia de Europa y Oriente Medio de la política, leyes y costumbres, desarrollando la ciencia y la literatura y permitiendo actuar como puente de muchas de los libros y obras previos a esta era, lo que permitió que se siguiesen conservando en tiempo presente.

La decadencia y caída del Imperio Romano de Oriente

La ca√≠da del Imperio Romano de Oriente coincide con la segunda ca√≠da de Constantinopla a manos de los turcos otomanos, lo cual tuvo lugar en el mes de mayo del a√Īo 1453.

De hecho, se considera que a su vez tambi√©n supuso el fin de la Edad Media, dando lugar al Renacimiento, un movimiento cultural que llegaba desde Europa Occidental y que se convertir√≠a en la entrada de lo que conocemos como la Edad Moderna.

Después de la primera invasión de Constantinopla y tras su recuperación, el Imperio bizantino comenzó a fortalecer sus defensas, anulando los puntos débiles que había en la ciudad.

Si bien era cierto que las murallas del oeste eran efectivas y hab√≠an conseguido repeler hasta 22 ataques en los √ļltimos siglos de diferentes invasores como germanospersasb√ļlgarosrusos√°varos y hunos, las murallas de la zona del litoral mostraban una gran fragilidad.

Esta fue una de las principales prioridades tras la reconquista de Constantinopla, prestando especial atenci√≥n a las zonas del litoral en las que estas defensas deb√≠an estar abiertas para que los nav√≠os pudiesen seguir entrando y saliendo de los diferentes puertos.

Mientras tanto, el Imperio otomano estaba comenzando su desarrollo a partir de los sey√ļcidas, una tribu turca que proven√≠a de Asia Central y que dominaba la mayor parte de Oriente Medio.

Su objetivo era expandirse, de manera que comenzaron a arrebatar territorios a los bizantinos, hasta que a finales del siglo XIII, prácticamente se habían hecho con todas las ciudades de Anatolia.

Poco a poco siguieron su avance, debilitando a otros imperios y reforzando el Imperio turco, hasta que lleg√≥ el momento de comenzar con los cercos al Imperio Romano de Oriente, los cuales empezaron en el a√Īo 1391.

Para evitar la guerra, los turcos exigieron a Manuel Pale√≥logoemperador del Imperio Romano de Oriente desde el a√Īo 1391 y hasta el a√Īo 1425, que en Constantinopla hubiese un distrito de mercaderes otomanos, y ante la negativa, decidieron cercar Constantinopla por tierra, una situaci√≥n que dur√≥ siete meses.

Despu√©s de esto, Pale√≥logo decidi√≥ acceder a sus peticiones, lo cual permitir√≠a que los turcos se retirasen para hacer frente a campa√Īas en Serbia y Hungr√≠a, y a la vez dar√≠a m√°s tiempo a Constantinopla para poder protegerse.

Sin embargo, los turcos no se hab√≠an conformado con esto, de manera que Beyazid, el sult√°n del Imperio otomano desde 1389 hasta 1402, convoc√≥ tanto a Manuel Pale√≥logo como a otros reyes cristianos de la zona este de Europa a una audiencia, donde en teor√≠a quer√≠a demostrar las consecuencias que supon√≠a el hecho de que le hiciesen frente.

Pale√≥logo no confiaba en √©l, ya que pensaba que quer√≠a asesinarlo, por lo que volvi√≥ a recibir una segunda oferta, a la cual se volvi√≥ a negar, y en 1396, Beyazid envi√≥ al ej√©rcito otomano para invadir Constantinopla.

Lo primero que hicieron fue acabar con todos los campos de los alrededores de la ciudad, saqueando y destruyendo absolutamente todo, a la vez que conformaron un muro militar que impediría tanto la salida como la entrada de cualquier persona.

Si alguien lo intentaba, directamente lo asesinaban.

Por el momento, Constantinopla todavía tenía libre el mar, lo que permitía que los navíos siguiesen trayendo suministros.

Gracias a ello, pudo resistir durante seis a√Īos, hasta que en el a√Īo 1402, el Imperio otomano fue atacado por el ej√©rcito turco-mongol, por lo que Beyazid necesitaba las tropas para su defensa.

En este enfrentamiento, Beyazid fue derrotado y metido en prisi√≥n, lo que hizo que sus hijos se disputaran el trono, ganando Mehmed I que se har√≠a ahora a cargo del Imperio otomano.

Esto permiti√≥ al Imperio Romano de Occidente disponer de 20 a√Īos de paz en los que pudo recuperar algunos de los territorios perdidos, hasta que en el a√Īo 1422, Manuel Pale√≥logo apoy√≥ a Murad II, hijo de Mehmed I para el trono, pensando que esto permitir√≠a que el Imperio bizantino y el Imperio otomano se unir√≠an y reinar√≠a la paz entre ellos.

Sin embargo, Murad II decidió enviar 10.000 soldados para atacar de nuevo Constantinopla, pero en lugar de permanecer a la espera, atacó directamente las murallas, las cuales consiguieron resistir este nuevo ataque y, después de varias horas de batalla, finalmente los otomanos se retiraron de nuevo.

Murad II falleci√≥ en el a√Īo 1451, y su hijo Mehmed II fue el que hered√≥ el cargo.

En un primer momento, Mehmed II prometi√≥ a Constantino XI, el √ļltimo emperador que gobern√≥ el Imperio bizantino desde el a√Īo 1449 hasta 1453, que no entrar√≠a dentro de su territorio, lo que hizo que este segundo se confiase m√°s de la cuenta, hasta el punto que lleg√≥ a exigir el pago de una renta anual para poder mantener a un pr√≠ncipe otomano que hab√≠a sido retenido en Constantinopla como reh√©n.

Esto supuso para Mehmed II un insulto, no ya por el hecho de que tuviesen retenido a un príncipe otomano, sino porque lo considero una falta de respeto, por lo que decidió atacar de nuevo Constantinopla.

Para ayudar a Constantinopla, el Papa envi√≥ tres nav√≠os con armas y provisiones, as√≠ como al cardenal Isidro con 300 arqueros napolitanos.

Por su parte, los venecianos enviaron 800 soldados y 15 nav√≠os, adem√°s de que consiguieron el compromiso de los venecianos que viv√≠an en Constantinopla de defender la ciudad.

Tanto Pera como los genoveses se encargar√≠an de defender la parte oriental de las murallas, enviando 700 soldados as√≠ como un n√ļmero indeterminado de hombres y j√≥venes que pudiesen utilizar arco o espada.

Sin embargo, la población de Constantinopla era de tan sólo 50.000 habitantes, lo que venía a ser un 10% de lo que tuvo en su día, de los cuales, tan sólo había unos 7000 soldados.

Por su parte, los otomanos comenzaron a construir una muralla a 10 km hacia el norte, contaban con un ej√©rcito profesional de 80.000 soldados m√°s 20.000 soldados no profesionales, a la vez que cort√≥ la entrada a Constantinopla por mar, bloqueando tanto el Mar Negro como la entrada al mar de M√°rmara para que no pudiesen llegar suministros.

A ello se unieron tambi√©n mercenariosreclutasrenegados cristianos y otros que sumaban unos 30.000 soldados adicionales.

De entre todo su armamento, destacaba la gran bombarda, un ca√Ī√≥n que ten√≠a una longitud de 9 m y que necesitaba de 100 hombres y cientos de bueyes para poder moverlo.

Para animar a todos los soldados durante la invasión, prometió que les permitiría tres días de pillaje y botín, además de que, aquel que llegase primero a la parte alta de la muralla, sería el gobernador de una de las provincias arrebatadas al Imperio bizantino.

Fue el d√≠a 7 de abril del a√Īo 1453 cuando se dispar√≥ el ca√Ī√≥n por primera vez, haciendo un hueco bajo la muralla de Constantinopla, debilitando as√≠ este punto de acceso.

Días después y tras repeler varios ataques, la población y los soldados acusaban el cansancio, además de que los recursos empezaban a escasear, lo cual menoscababa el ánimo para la lucha.

Esto empeoró cuando el 24 de mayo de 1453, un eclipse lunar trajo al recuerdo de los bizantinos una profecía que decía que Constantinopla tan sólo resistiría mientras la luna brillase en el cielo.

En la procesión del día siguiente, la Virgen María cayó al suelo, a la vez que comenzó una tempestad con granizo y fuertes lluvias que causaron inundaciones.

En esos momentos, los bizantinos estaban agotados tanto física como psicológicamente, pero las cosas para los otomanos no iban mucho mejor, ya que los costes de esta guerra estaban siendo excesivos, además de que los oficiales consideraban que Mehmed II no estaba dirigiendo bien la batalla.

Esto hizo que Mehmed II se viese obligado a ofrecer una tregua a Constantinopla, de manera que ofreci√≥ levantar el cerco y perdonar las vidas de todos los cristianos siempre y cuando el emperador entregase la ciudad, adem√°s de pagar un tributo cada a√Īo.

Constantinopla ya no ten√≠a dinero con el que satisfacer dichos tributos, por lo que tuvo que rechazar la propuesta, lo que dio lugar a un √ļltimo asalto el 29 de mayo de 1453 que finalmente destruy√≥ todas las defensas y permiti√≥ la entrada de los otomanos a Constantinopla, lo que supuso el fin del Imperio Romano de Oriente.