Historia del Imperio Romano

El Imperio Romano supuso un antes y un despu√©s en la historia del hombre, de su civilizaci√≥n y del modo en que se conformar√≠an posteriores imperios y pa√≠ses, de manera que debemos conocer su historia, y para ello nos basaremos en algunos aspectos clave como su origen, qu√© pa√≠ses lo integraron, c√≥mo se desarroll√≥, los pueblos que le hicieron frente y por supuesto las razones de su ca√≠da.

Julio César

El origen del Imperio Romano РCuándo y cómo surge

En el a√Īo 753 a. C., los hermanos R√≥mulo y Remo fundaron una ciudad conocida como Roma, y aunque en un principio se trataba de una ciudad peque√Īa y centrada en los m√°rgenes del r√≠o Tiber, poco a poco se fue expandiendo hasta llegar a convertirse en lo que se conoc√≠a como la ciudad m√°s desarrollada y avanzada de todo el planeta.

En los siguientes siglos, se suceder√≠an una monarqu√≠a y una rep√ļblica, fund√°ndose en esta segunda lo que se conoce como las bases del Derecho Romano, y siendo un periodo caracterizado por el gobierno de Julio C√©sar, que posteriormente dio lugar a la √©poca del Imperio Romano que empez√≥ a partir del 27 a. C. de la mano del emperador Augusto, hijo adoptado por Julio C√©sar que alcanz√≥ el poder al vengarse del asesinato de su padre, comenzando su mandato en este mismo a√Īo, el cual se prolongar√≠a hasta el a√Īo 14 d. C., lo que lo convirti√≥ en el reinado m√°s largo de toda la historia del Imperio Romano.

Tras su muerte, ser√≠an sus herederos los que se har√≠an con el poder, pero su ego√≠smo y escasas capacidades de liderazgo, hizo que pronto se produjesen enfrentamientos que dieron lugar a un cambio necesario y que traer√≠a los a√Īos dorados del imperio.

¬ŅQu√© fue el Imperio Romano?

El Imperio Romano comienza en el a√Īo 27 a. C. tras el asesinato de Julio C√©sar y posterior recuperaci√≥n del poder por parte de su hijo Augusto, durando hasta el a√Īo 476 d. C. que fue cuando se desmoron√≥ el Imperio Romano de Occidente.

La autocracia era el eje del Imperio Romano, ya que a lo largo de toda su existencia, se caracterizaba por atribuir todo el poder político a los emperadores.

Estos mandatarios ostentaban absolutamente todos los poderes (ejecutivo, legislativo y judicial), teniendo la capacidad de tomar cualquier decisión en base a sus opiniones y creencias.

Si bien es cierto que exist√≠a un Senado, en realidad su figura se centraba fundamentalmente en apoyar el poder del emperador, por lo que en buena medida depend√≠a de este √ļltimo.

No obstante, el propio Senado fue una figura muy representativa durante determinados gobiernos, teniendo un papel esencial que se utilizó tanto de forma positiva como negativa para el pueblo y el propio imperio.

Durante esta √©poca, Roma consigui√≥ extender sus fronteras hasta llegar a alcanzar 6.500.000 km¬≤ en el a√Īo 117 d. C., su momento de mayor expansi√≥n, conquistando pa√≠ses y extendiendo su cultura a trav√©s de lo que se conoc√≠a como romanizaci√≥n.

Sin embargo, a lo largo de su historia y hasta su desaparici√≥n en el a√Īo 476 d. C., el imperio fue experimentando grandes cambios que lo llevaron a crear una herencia que todav√≠a hoy perdura en nuestra civilizaci√≥n.

Países que abarcó el Imperio Romano

Extensión del Imperio Romano

Fue en el a√Īo 117 d. C. cuando el Imperio Romano alcanz√≥ su m√°xima extensi√≥n, ocupando los siguientes territorios: Achaia, Aegyptus, Aquitania, Arabia Petraea, Armenia, Assyria, Baetica, Belgica, Britannia, Brithynia et Pontus, Cappadocia, Cilicia, Corsica, Cyprus, Cyrenaica, Dacia, Dalmatia, Epirus, Galatia ,Germania Superior, Italia, Judea, Lugdunensis, Lusitania, Macedonia, Mauretania, Mesopotamia, Moesia, Narbonensis, Noricum, Pannonia, Raetia, Sardinia, Sicilia, Syria, Tarraconensis, Thracia

A lo largo de estos territorios, se pod√≠an observar dos tipos de provincias que eran las provincias senatoriales, las cuales se encontraban a manos del Senado, y las provincias imperiales, que eran las que estaban controladas directamente por el emperador.

En tercer lugar, se encontraba lo que se denominaba como estados sat√©lites, los cuales formaban parte del Imperio Romano aunque presentaban una mayor independencia con respecto al emperador y al Senado.

En cuanto a los territorios conquistados, sus equivalentes en pa√≠ses en la actualidad ser√≠an los siguientes: Albania, Alemania, Andorra, Arabia, Saudita, Argelia, Armenia, Austria, Azerbaiy√°n, B√©lgica, Bosnia Herzegovina, Bulgaria, Chipre, Croacia, Egipto, Eslovenia, Espa√Īa, Francia, Georgia, Grecia, Hungr√≠a, Irak, Ir√°n, Israel, Italia, Jordania, L√≠bano, Libia, Luxembrugo, Macedonia, Marruecos, M√≥naco, Montenegro, Pa√≠ses Bajos, Palestina, Portugal, Reino Unido, Ruman√≠a, Rusia, San Marino, Serbia, Siria, Suiza, T√ļnez, Turqu√≠a, Ucrania

De todos estos países, la mayoría fueron conquistados tan sólo de forma parcial, mientras que otros cayeron por completo en manos del Imperio Romano.

Además, con el paso del tiempo, las zonas fueron sufriendo modificaciones, uniendo o separando pueblos al Imperio Romano, o creando la posterior división entre la zona de oriente y occidente.

Cabe destacar que el n√ļcleo del imperio romano siempre estuvo ubicado en la zona del mar Mediterr√°neo, incluyendo todos los pa√≠ses que lo abarcaban en los momentos en los que pasaban a pertenecer al imperio.

Este mar era denominado ‚Äúmare nostrum‚ÄĚ, que traducido significar√≠a ‚Äúnuestro mar‚ÄĚ, y siempre se busc√≥ mantener el lugar como eje, y una de las principales razones de esto era la buena comunicaci√≥n que permit√≠a el acceso a los principales pa√≠ses que formaron parte del imperio, mejorando as√≠ su protecci√≥n y facilitando el comercio, muy especialmente el de alimentos como el grano que se tra√≠a directamente desde los territorios pertenecientes al Imperio Romano en √Āfrica.

Resumen de la historia del Imperio Romano

Durante los √ļltimos a√Īos de la Rep√ļblica y tras las guerras y enfrentamientos que estaban desgastando a la Rep√ļblica, Julio Cesar decidi√≥ erigirse a s√≠ mismo como m√°ximo representante de Roma a perpetuidad, siendo de esta forma el m√°ximo mandatario, atribuy√©ndose el nombramiento de Dictator perpetuus y evitando as√≠ perder el poder.

Sin embargo, esto no gusto a los miembros m√°s conservadores del Senado romano, los cuales gestaron una conspiraci√≥n que dar√≠a lugar a su asesinato posterior, en un vano intento de restaurar la Rep√ļblica.

El hijo adoptivo de Julio C√©sar, Octavio Augusto, decidi√≥ vengarse de la muerte de su padrastro, de manera que acab√≥ con la vida de los asesinos de Julio C√©sar, recuperando as√≠ el poder.

Posteriormente se enfrent√≥ a Marco Antonio que hab√≠a aprovechado la debilidad del momento para unirse a Cleopatra VII de Egipto, con el √ļnico objetivo de conquistar Roma.

Este segundo enfrentamiento acabó con la victoria de Augusto, el cual se proclamó como el primer emperador de Roma no sólo evitar su conquista, sino también por haber conseguido convertir Egipto en una provincia romana.

Este fue el origen de la civilizaci√≥n grecorromana, ya que aunque la Rep√ļblica hab√≠a llegado a su fin, Augusto segu√≠a manteniendo sus formas pero con cambios pol√≠ticos y culturales que se mantendr√≠an vigentes a lo largo de pr√°cticamente todo el Imperio Romano.

Desde el a√Īo 27 a.C. y hasta el 14 d.C., el poder estuvo en manos de Augusto, pasando posteriormente a sus descendientes Tiberio, Cal√≠gula, Claudio y Ner√≥n, que ostentaron sus correspondientes puestos de emperador hasta el a√Īo 68 d.C. en lo que se conoce como la dinast√≠a Julio-Claudia.

Tras la muerte de Augusto y en el momento en el que el poder cayó en manos de los cuatro descendientes, comenzó una espiral negativa por sus escasas dotes de mando y su carácter despótico y lleno de excesos.

Finalmente, con el suicidio de Ner√≥n, esta dinast√≠a dej√≥ paso a la que se conocer√≠a posteriormente como dinast√≠a Flavia, que comenzar√≠a en el a√Īo 69 d. C. y durar√≠a hasta el a√Īo 96 de nuestra era.

Durante este periodo, se reforz√≥ la idea de que los sistemas din√°sticos hereditarios no era la mejor alternativa, ya que avocaba al fracaso, mientras que en este nuevo periodo se estaban observando grandes cambios que se ve√≠an reflejados tanto en el √°mbito de la construcci√≥n como en relaci√≥n con la gesti√≥n de la administraci√≥n.

Debido a las guerras recientes, una de las prioridades fue la de proteger las fronteras del imperio, para lo cual se otorgaron derechos de ciudadan√≠a romana a los habitantes de las provincias que ya se encontraban dentro del territorio, estableciendo a su vez campamentos militares para evitar las invasiones.

Esto dio paso a la dinast√≠a Antonina, la cual dur√≥ desde el a√Īo 96 hasta el a√Īo 192, en la que ostentaron el poder NervaTrajanoAdrianoAntonino P√≠oMarco Aurelio y finalmente C√≥modo, siendo conocidos los primeros como ‚ÄúCinco Buenos Emperadores‚ÄĚ gracias al cambio positivo del imperio.

Este fue uno de los periodos m√°s florecientes de la historia del Imperio Romano, observando un desarrollo cultural y social positivo que garantizar√≠a un periodo de m√°s de 80 a√Īos de paz y estabilidad que finalizar√≠a con nuevas guerras y enfrentamientos cuando el poder pas√≥ a las manos de C√≥modo.

La dinast√≠a Severa dar√≠a comienzo en el a√Īo 193, y finalizar√≠a en el 235, cuando se gest√≥ la primera crisis que dar√≠a punto y final al Alto Imperio Romano.

Durante esta etapa, se sucedieron seis emperadores, siendo el primero de ellos Septimio Severo, el cual gobern√≥ hasta el a√Īo 211 y se caracteriz√≥ por traer de nuevo la paz tras el per√≠odo de C√≥modo.

marco aurelio

Luch√≥ contra la corrupci√≥n e incluso en sus √ļltimos a√Īos tuvo que enfrentarse a los b√°rbaros que quer√≠an acabar con el Imperio Romano.

Posteriormente llegar√≠a Caracalla, hijo de Severo y que fue nombrado C√©sar en el a√Īo 198, comenzando sus actividades como coemperador.

Tras la muerte de Severo, pas√≥ a gobernar Geta, que era el hermano menor de Caracalla, comenzando las disputas entre ambos.

Finalmente, estos enfrentamientos se saldaron con la muerte de Geta a manos de Caracalla en el 211, mientras que tiempo despu√©s, en el a√Īo 217, Caracalla fue asesinado a trav√©s de una conspiraci√≥n dentro de su propio ej√©rcito.

Fue entonces cuando comenz√≥ un nuevo periodo con el emperador Marco Opelio Macrino, nacido en el a√Īo 164 y que gobern√≥ durante tan s√≥lo un a√Īo tras la muerte de Caracalla.

Esto se debió a que, una vez que consiguió llevar a buen término el acuerdo de paz con los persas, Macrino se negó a pagar la recompensa y al dar los privilegios que Caracalla había prometido a sus tropas.

A ra√≠z de esto, se comenzaron a organizar las primeras rebeliones que pronto acabar√≠an con la huida a Calcedonia de Macrino, que poco despu√©s fue traicionado y asesinado, pasando a ocupar el puesto de emperador Marco Opelio Diadumeniano, el hijo de Macrino, que pronto morir√≠a tambi√©n.

En el a√Īo 218 entr√≥ a gobernar Vario Avito Basiano, que ser√≠a un emperador conocido popularmente como Heliog√°balo.

Su gobierno se caracteriz√≥ sobre todo por su comportamiento exc√©ntrico y sus tendencias transexuales, lo que hizo que Julia Maesa y Julia Soemia, su abuela y madre respectivamente, lo empujasen a dejar el cargo a Alejandro Severo, el que era su primo.

Aceptando la decisi√≥n, Heliog√°balo decidi√≥ adoptarlo a mediados del a√Īo 221 y nombr√≥ como sucesor a Alejandro Severo.

En el a√Īo 222, Heliog√°balo fue asesinado, y tan s√≥lo dos d√≠as despu√©s, Alejandro, con tan s√≥lo 13 a√Īos, fue proclamado C√©sar, siendo la madre y la abuela las que realmente estaban gobernando en las sombras.

En el a√Īo 234, la amenaza germana comenzaba a atacar al Imperio Romano, situaci√≥n en la que Alejandro decidi√≥ ofrecer regalos a sus enemigos, lo cual fue mal visto por sus propios soldados dando lugar a un mot√≠n en uno de los campamentos en los que se encontraban Alejandro y su madre.

Ambos fueron asesinados dando lugar al final de esta dinast√≠a y comenzando la crisis del Imperio Romano del siglo III.

A partir del a√Īo 235, comenzar√≠a la crisis que dar√≠a final al Alto Imperio Romano y comenzar√≠a el periodo del Bajo Imperio Romano.

Durante 49 a√Īos, se ir√≠an produciendo enfrentamientos y separaciones de diferentes partes del imperio por el enfrentamiento que comenz√≥ entre los generales, lo cual desemboc√≥ en un fraccionamiento del Imperio Romano en tres partes durante el gobierno de Claudio II.

Por una parte estaba el Imperio Galo, por otra el Imperio Romano y una tercera con el Imperio de Palmira.

Esto motiv√≥ nuevas subdivisiones internas, debilitando el poder del Imperio Romano, pero a partir de la batalla de Naissus que se produjo en el a√Īo 268, las tornas comenzaron a cambiar, hasta que en el a√Īo 274 el imperio recuper√≥ todos sus territorios perdidos de la mano de Aurelio.

Pese a vencer a los visigodos, palmirenos y v√°ndalos, el imperio se encontraba sumido en una profunda crisis, pero habr√≠a una cierta prosperidad hasta que en el a√Īo 284 entr√≥ Diocleciano al poder.

En este momento comenzaría el Bajo Imperio Romano, que fue el principio de la desaparición del imperio que se produjo fundamentalmente debido a la mala administración que había comenzado con la llegada de la dinastía Severa y se seguía manteniendo hasta la fecha.

Muchos fueron los intentos de levantar de nuevo el imperio, pero la ca√≠da hab√≠a empezado y cada vez ser√≠a m√°s acentuada, dando lugar a la finalizaci√≥n del Bajo Imperio Romano en el a√Īo 395, lo cual desemboc√≥ en la crisis definitiva que acabar√≠a con el Imperio Romano de Occidente en el a√Īo 476.

¬ŅQu√© pueblos derrotaron al Imperio Romano?

barbaro

El pueblo m√°s representativo en la derrota del Imperio Romano de Occidente fue el pueblo b√°rbaro, el cual, en el a√Īo 476, consigui√≥ colocar como emperador a Odoacro, en sustituci√≥n de Augusto.

Esto permiti√≥ a los b√°rbaros hacerse con el gobierno de Roma, motivados por la especial debilidad de Augusto que hab√≠a sido motivada por la fragmentaci√≥n que se hab√≠a estado produciendo en los √ļltimos a√Īos en el imperio, lo cual implicaba que hab√≠a varios hombres con poder que actuar√≠an en su beneficio propio.

Causas de la caída del Imperio

Los constantes asesinatos para suceder a los emperadores que comenzaron en el periodo de la dinast√≠a Severa, fueron responsables de la crisis en la que entr√≥ el Imperio Romano hasta el a√Īo 284.

Se trataba de una crisis pol√≠tica que adem√°s, alimentada por la crisis econ√≥mica, dieron lugar a la p√©rdida de confianza y a una elevada inflaci√≥n acompa√Īada de la ca√≠da del comercio, la p√©rdida de esclavos y la decadencia de las ciudades.

Tanto la agricultura como la industria estaban de capa ca√≠da, lo cual agrav√≥ a√ļn m√°s la situaci√≥n.

En vista de esto, los enemigos del Imperio Romano decidieron aprovechar la situaci√≥n para recuperar los territorios perdidos, comenzando por la invasi√≥n b√°rbara que, poco a poco, se fue infiltrando en el imperio dando lugar a guerras que rompieron gran parte de las fronteras del Imperio Romano.

Al no disponer de dinero, ej√©rcito y una pol√≠tica estable, el debilitamiento acentuaba su efecto negativo sobre los ciudadanos e incluso tambi√©n en los soldados, hecho que facilit√≥ las cosas a los ej√©rcitos enemigos que pronto acabar√≠an con el Imperio Romano de occidente en el a√Īo 476, lo que abrir√≠a el comienzo de una nueva √©poca conocida como la Edad Media, mientras que el Imperio Romano de Oriente seguir√≠a permaneciendo en pie hasta el a√Īo 1453 que ser√≠a cuando caer√≠a el Imperio Bizantino.

Separación del Imperio de Oriente y el Imperio de Occidente

La separaci√≥n del Imperio Romano de Oriente y el Imperio Romano de Occidente tuvo lugar tras la muerte de Teodosio I en el a√Īo 395.

Lo que ocurri√≥ entonces fue que sus hijos Honorio y Arcadio heredaron el imperio y se erigieron emperadores, reparti√©ndoselo en dos zonas bien diferenciadas, de manera que el poder del Imperio Romano ya nunca volver√≠a a estar bajo un solo hombre.

Poco despu√©s, en el a√Īo 476, el Imperio Romano de Occidente acabar√≠a desapareciendo de forma definitiva, mientras que el imperio Romano de Oriente todav√≠a permanecer√≠a en pie hasta el a√Īo 1453.

Influencia del cristianismo en el Imperio Romano

Fue en el a√Īo 330, durante el gobierno de Constantino I, que el cristianismo pas√≥ a ser tolerado como una religi√≥n aceptada dentro del Imperio Romano.

A partir de entonces fue adquiriendo cada vez más representatividad, hasta el punto que llegó a crear zonas diferenciadas entre los paganos y los cristianos no ortodoxos, dando lugar al empobrecimiento de algunas de ellas por la pérdida de inversiones económicas tanto de magnates como de la propia Roma.

Poco a poco, la religi√≥n ir√≠a adquiriendo mayor representatividad, de manera que los dioses romanos fueron quedando relegados a favor de un √ļnico dios cristiano, lo cual acentuaba las diferencias ya no s√≥lo econ√≥micas, sino tambi√©n culturales entre las distintas provincias y zonas.

Este proceso se llevó a cabo de forma rápida y muy fácil, lo cual desembocó en un aumento de la riqueza de la Iglesia, que pronto se centraría en su expansión y en la difusión de sus creencias.

Esta situación poco a poco fue creando nuevos enfrentamientos y enemistades entre los paganos y los cristianos no ortodoxos, los cuales, fueron acentuando sus diferencias en especial conforme el Imperio de Occidente iba decayendo.

Entre ambas partes, era habitual el cruce de acusaciones, además de que se realizaron diversos escritos en los que una parte acusaba a la otra de ser los responsables de esta decadencia, inspirados en la negación de los dioses y en el consiguiente abandono de estos al pueblo, que sería lo que habría decantado la destrucción y desaparición del Imperio Romano.

Religión en el Imperio Romano

Siendo la religión uno de los aspectos que más influían en la vida diaria de los ciudadanos del mundo antiguo, esto también cobra mucha fuerza en el ámbito del Imperio Romano. Inicialmente, los romanos adoptaron una religión politeísta, basada fundamentalmente en el conjunto de Dioses en los que creían los griegos, pero cambiando sus nombres. Más adelante, esa religión politeísta perdió fuerza, ya que el cristianismo comenzaba a expandirse. Tal fue esta expansión, que llegó un momento en el que el cristianismo fue declarado como la religión oficial del Imperio.

Arquitectura en el Imperio Romano

Los romanos se caracterizaban por ser un pueblo donde había unos muy hábiles arquitectos. Eran capaces de construir caminos, puentes, acueductos y magníficos edificios como el coliseo, templos, teatros y anfiteatros, foros, termas, etc. Además, hay que tener en cuenta su enorme mérito teniendo en cuenta los métodos tecnológicos tan precarios que existían en aquella época.

Los monumentos m√°s emblem√°ticos

Sociedad de la Antigua Roma

La sociedad de la Antigua Roma se estructuraba en un grupo dominante como eran los patricios que gozaban de amplios privilegios y derechos en todos los ámbitos. Por su parte, los plebeyos constituían la mayor parte de la población, quien no gozaba de muchos de los privilegios que tenían los patricios.

Los esclavos eran la clase social más baja y no tenían derechos. Solían pertenecer, sobre todo, a habitantes de territorios conquistados y también personas como delincuentes. Cabe destacar que existía un grupo social, los libertos, que se trataba de una clase de esclavos que habían sido liberados.

Lengua del Imperio

El latín era la lengua predominante en el Imperio Romano, el pilar fundamental de las lenguas romances que conocemos actualmente. Hoy en día se considera una lengua muerta, pero cabe destacar que hasta hace no tanto tiempo era el idioma a utilizar en el entorno eclesiástico. La principal razón por la que el latín dio paso a las lenguas romances fue debido a la convivencia de los pueblos germánicos conquistadores, que tenían sus propias lenguas, con los antiguos ciudadanos romanos que hablaban en latín.